Mantenimiento de una Cimentación

Aunque normalmente no se presta importancia al mantenimiento preventivo de las cimentaciones, el buen funcionamiento de una cimentación en ocasiones depende del mantenimiento y cuidados que le demos a los cimientos de una construcción.

Una vez construidos y puestos en uso los cimientos de una edificación, son varios los puntos a vigilar para el optimo funcionamiento de las cimentaciones y evitar males mayores o reparaciones.
Puntos a cuidar:
Humedad del suelo constante en verano
Drenaje de Aguas
Excesiva humedad
Vegetación sin raíces problemáticas
Estabilidad de construcciones vecinas.
Humedad constante en Verano
En períodos de sequía del suelo adyacente a la cimentación debe ser regado para mantener la humedad constante. Un buen riego del terreno es fundamental ya que la finalidad es mantener el contenido de agua en el suelo estable para que no se presenten fisuras y grietas que pueden desestabilizar el terreno y cambiar el nivel del suelo.
El uso de una manguera de remojo es la mayoría de los casos la mejor solución y la manguera de remojo se debe utilizar aproximadamente a 1 metro de distancia de la construcción, el riego debe ser moderado y hecho previo a los meses de sequía, un mes antes de que empiece la estación veraniega debe iniciarse el riego para evitar la sequedad, ya que una vez aparezcan las grietas ya es tarde para el riego, este riego no solo sirve para el mantenimiento de las cimentaciones sino para prevenir en parte la incidencia de incendios que puedan afectar la construcción, pero para esto debe ser diseñado un sistema anti incendios.
2. Drenaje de Aguas:
El Drenaje de aguas cerca de la fundación es vital, es muy importante que el agua superficial del suelo se mantenga alejada de la cimentación. Las aguas superficiales nunca deben de reunir en torno a la cimentación. Anualmente inspeccionar el terreno alrededor de la cimentación inmediatamente después de una tormenta, pos si hay encharcamiento de agua contra la cimentación esta situación debe corregirse.
Los bajantes de aguas lluvias deben ser conducidos a una tubería de recolección y no dejarlos expuestos para que voten el agua en el terreno.
Elegir el tipo de Vegetación: se deben elegir adecuadamente los tipos de árboles que han plantado cerca de su casa. Algunos árboles tienen una extensa raíz superficial que absorben los sistemas de agua del suelo y producen resequedad en el terreno, los árboles de raíces muy profundas o gruesas también pueden hacer reventar la cimentación.
Vigilar las nuevas edificaciones vecinas: las construcciones cercanas pueden ser un problema para las fundaciones de su construcción, por numerosas razones, como los movimientos de tierra, protección del terreno nula o poca en tiempos de invierno etc.
En caso de anomalías mejor consulte un especialista en cimentaciones para evitar problemas desastrosos, la actuación temprana puede ahorrarle dinero.

Relacionados con Mantenimiento de una Cimentación